Tendencias

¿Y si el choker nunca se hubiera ido?

¿Las pruebas? El último desfile de Alta Costura de Dior, celebrado ayer en París.

Puede que nos estemos confundiendo, que estemos guardando el choker en el fondo del joyero porque creamos que ya estamos ante el fin de una gran tendencia que dio mucho de qué hablar. Pero la realidad de todo es que, lo seguimos viendo; desde su aparición no hemos dejado de verlo, aunque sea de una manera más disimulada. Y si hay un diseñador, en este caso diseñadora, que nos hace pensar que quizás este collar nunca se ha ido del todo, esa es Maria Grazia Chiuri para Dior. ¿Las pruebas? Su último desfile de Alta Costura, celebrado ayer en París.

La semana de la Alta Costura de París ha inaugurado su jornada con unas propuestas que nos han cautivado a todos; unos desfiles que bien tienen que estar sujetas a las escrupulosas normas del sindicato francés de la moda, que exige que toda colección de alta costura sea diseñada a mano y a medida, en dos ateliers distintos –flou, para los vestidos, y tailleur, para las chaquetas-, formados por un mínimo de 20 costureros y a cargo de una colección que debe reunir al menos 25 piezas.

Y entonces llegó Chiuri abriendo un desfile rompedor, a la par que inesperado. Looks sobrios y relativamente cercanos al prêt-á-porter, con prendas de lana, cachemir, seda, tweed y plisados y transparencia. Predominaron los tonos nude, por encima de azules y otros más intensos como el naranja o el verde. De nuevo, un homenaje a la mujer y unas propuestas que se entremezclaban entre la silueta tradicional en la posguerra, con el “new look” versionado y sastres más modernos, y la de la bailarina clásica, recordando la estética más romántica de la maison.

Tuvimos que hacer un inciso y poner la vista en las joyas, para darnos cuenta que estábamos viendo algo que, aunque ya típico en los desfiles de Dior, nos volvía a sorprender; quizás por su interpretación tan sofisticada o, quizás porque ya no nos esperábamos esta joya. Pero así fue, el choker fue el collar que adornaba el cuello de las modelos; una tira de raso con un adorno central acompañado por unas perlas. Y aquí es cuando volvemos al pasado y recordamos todas las veces que hemos visto en el Street Style o en otras pasarelas este collar, o todas las veces que hemos anunciado que era, indiscutiblemente, la tendencia del momento por aquél entonces. Y también recordamos es momento en el que vimos como el choker pasaba a un segundo plano pero, ¿realmente es así? ¿O el choker sigue ocupando un puesto importante entre las tendencias de joyería? Hay cosas que nunca mueren del todo.

A este collar, le acompañaron pendientes largos e impares, así como anillos con motivos de la naturaleza.

Otro detalle importante ha sido el decorado del desfile, celebrado en el jardín del Museo Rodin de París, con las llamadas toiles, los diseños en tela blanca que delimitan la arquitectura de un vestido y con los que comienza toda colección. Una forma de expresar un proceso creativo muy limpio y sofisticado, a la vez que minimalista.

Deja un comentario