Tendencias

Hasta siempre, Hubert de Givenchy

Aquél vestido negro que lució Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes, fue uno de sus más famosos diseños.

Al mundo de la moda le ha tocado despedirse de Hubert de Givenchy tras haber fallecido el pasado sábado a los 91 años. La propia maison homónima fue la encargada de dar la noticia públicamente durante el día de ayer. El creador, que siempre aseguró haber sido feliz por poder dedicarse “a lo que siempre había soñado”, deja un enorme vacío en esta industria.

Aquél vestido negro que lució Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes”, fue uno de sus más famosos diseños y donde nos demostró que la elegancia caminaba junto a él. Su sueño hecho realidad empezó en 1952, cuando puso en marcha su casa de costura, momento también en el que encarnó esa idea de elegancia y buen gusto europeo con la que solemos asociar la época dorada de la moda. Y es que a Givenchy le debemos la innovación en el mundo de la moda.

Por su casa de costura pasaron muchos de los grandes iconos de la moda de la Historia. Grace Kelly, Jackie Kennedy, Jane Fonda y su inseparable Audrey Hepburn, a la que convirtió en un icono de la moda y en su musa particular, gracias al trabajo del modisto en sus películas Desayuno con diamantes o Una cara con ángel.

Ella ya era una estrella en Hollywood gracias al éxito de “Vacaciones en Roma” y Givenchy un joven diseñador de alta costura con una de las agujas más elegantes de Francia. Y entonces sus caminos se unieron cuando ella se plantó en su estudio, en el número 8 de la Rue Alfred de Vigny de París, para que le hiciera el vestuario que iba lucir en “Sabrina“. Desde ese momento, comenzó una amistad indestructible.

Era él el diseñador con esos vestidos y trajes que, durante la década de los 60, todas las mujeres con clase querían llevar. Revolucionó el mundo de la moda y supo adaptarse al paso de los años, hasta que en 1988 vendió la firma al grupo LVMH. 

Cumplió su sueño y a nosotros nos deja los mejores vestidos, los mejores vestuarios de películas muy admiradas y todo un legado. Hasta siempre, Hubert de Givenchy.

Givenchy

Deja un comentario