Tendencias

Alta Costura en París: joyas imposibles

Baroqco, con origen holandés, chino, indonesio y portugués, presenta una colección de joyas llena de exuberancia.

Durante la celebración de la semana de la Alta Costura en París, muchos diseñadores presentan sus propuestas FW18/19 donde, además de colecciones de moda que nos enmarcan en lo que serán las próximas tendencias, también esta fecha es el momento para que otras firmas presenten sus nuevas colecciones de joyas, convertidas en verdaderas obras de arte.

La historia de la Alta Costura cuenta con una larga trayectoria pero su esencia nunca ha cambiado. Este concepto data desde el año 1700, cuando la diseñadora de María Antonieta, Rose Bertin, es conocida como la responsable de introducir la alta costura en la cultura francesa. Más adelante, este término fue creado para referirse a la obra del inglés Worth, producida en París a mediados del siglo XIX; y fue él mismo quien fundó la Cámara Sindical de la Costura Parisina.

Hoy, el término Haute Couture está protegido por la ley en Francia y sólo las casas de moda que la Cámara de Comercio indique pueden utilizarlo. Cada Maison tienen que cumplir ciertas reglas, como tener un taller en París con al menos 15 trabajadores y 20 técnicos de tiempo completo, así como presentar una colección de mínimo 50 diseños originales por temporada, durante enero y julio. Nunca se crean más de 10 piezas del mismo diseño y cada prenda puede tomar más de 800 horas de producción.

Esta es una de las citas más esperadas, donde cada propuesta es capaz de dejarte con la boca abierta. Y, bajo esta característica, los diseñadores Imelda y Eduardo, más conocidos como Baroqco y con origen holandés, chino, indonesio y portugués, han presentado una colección de joyas llena de exuberancia.

Todo empezó cuando Imelda preparaba todo para su boda y solo le faltaba encontrar una tiara o una corona. Es aquí cuando, al no encontrar una que realmente encajara con lo que Imelda quería, ambos decidieron crear una propia, lo que les derivó a crear también un collar y unos pendientes. Y así, decidieron convertirse en diseñadores de joyas.

Se inspiran en grandes maestros como Van Gogh y Renoir, en el movimiento y los detalles barrocos -de ahí el nombre de su marca-, y en cada colección usan una amplia gama de colores, para dar vida a las joyas y hacer de cada una de ellas una pieza central.

Al adoptar el Impresionismo, buscamos alcanzar la belleza exterior y exterior. En nuestras creaciones, queremos superar los límites de las técnicas artísticas. Baroqco es un libro sin fin“, afirman los diseñadores.

El ópalo, el oro y las piedras de Swarovski son sus materiales favoritos y, además, no utilizan ningún metal que contenga níquel ya que, el uso de materiales no tóxicos y peligrosos para el recubrimiento, hace que las joyas sean más respetuosas con el medio ambiente.

Una obra de arte única, así es Phoenix, la propuesta de Baroqco para la temporada FW 18/19.

© Greg Alexander

© Greg Alexander

© Greg Alexander

Deja un comentario