Sucesos

Un repartidor finge un robo y se queda con relojes valorados en 6.000 euros

repartidor

El hombre de 31 años se apropió de manera indebida de una mercancía que tenía como destino un comercio de una reconocida firma.

Un repartidor fingió ser víctima de un robo en el interior de una furgoneta de transporte que contenía relojes valorados en 6.170 euros y en la que, supuestamente, se habían forzado los mecanismos de cierre del vehículo.

Hay ya cinco detenidos por esta mismo causa; tres son hombres y dos son mujeres, con edades entre 40 y 68 años, los cuales fingieron, supuestamente, ser víctimas de un robo con fuerza, un robo con violencia o intimidación o uno de lesiones, según el caso, han informado desde la Comisaría en un comunicado. En relación con el repartidor, después de haber sido investigado, también está detenido por este supuesto robo.

Su detención se debe a que, tras las pesquisas realizadas, los investigadores determinaron que no se produjo el robo y que el repartidor, de 31 años y nacionalidad española, presuntamente, se apropió de manera indebida de una mercancía que tenía como destino un comercio de una reconocida firma de Puerto Banús, en Marbella.

De las otras cuatro personas detenidas también en Marbella por simulación de delito, tres lo fueron por fingir robos con violencia o intimidación y otra, un delito de lesiones.

Las indagaciones practicadas han podido determinar que los investigados simularon ser víctimas de unos hechos inexistentes o que, en otros casos, no se ajustaban a la realidad -extravíos y sustracciones al descuido que son denunciados como robos con violencia o intimidación con el objetivo de ser resarcidos económicamente por compañías de seguros-.

Desde la Policía Nacional han recordado que denunciar hechos inexistentes o que no se ajustan a la realidad “tiene graves consecuencias y no sale gratis“. Además, han apuntado, “supone la utilización de numerosos recursos humanos y materiales para la investigación de unos hechos que no sucedieron, restando esa dedicación al seguimiento de los ilícitos efectivamente cometidos“. “Fingir ser víctima de un ilícito penal constituye un delito“, han concluido.

Fuente: Europa Press

Deja un comentario