Sucesos

Lucha contra el robo de relojes de lujo en Barcelona

relojes de lujo

La policía catalana ha detenido a 27 personas acusadas de 20 robos, que acumulan 250 antecedentes por robar relojes de lujo a turistas.

Una batalla contra el robo de relojes de lujo ha sido librada por los Mossos d’Esquadra, después de que el pasado fin de semana dos personas hayan sido víctimas de este tipo de delincuencia. El domingo, un hombre fue agredido por la calle por parte de tres personas y le robaron un Rolex valorado en 10.000 euros, según fuentes policiales. Pasó en el distrito del Eixample, a las dos de la tarde. Poco antes, en otro punto de la ciudad, este caso en Sarrià-Sant Gervasi, otro hombre fue abordado por una mujer a las diez de la mañana. También le robó un Rolex, valorado en 5.000 euros.

Desde el octubre pasado, la policía catalana ha detenido a 27 personas acusadas de 20 robos, que acumulan 250 antecedentes por robar relojes de lujo a turistas con alto poder adquisitivo. Los Mossos han informado de que los ladrones, 14 de los cuales están en prisión por orden judicial y el resto en libertad con cargos, se apoderaban de los relojes con gran habilidad, sin que sus propietarios se dieran cuenta, aunque si el hurto se complicaba y la víctima oponía resistencia no dudaban en emplear la violencia.

Las víctimas son mayoritariamente turistas que se movían por hoteles, bares, restaurantes y locales de ocio frecuentados por clientes con un alto poder adquisitivo.

Los ladrones vigilaban a sus víctimas potenciales en las inmediaciones de este tipo de establecimientos o de joyerías de lujo de Barcelona frecuentadas también por turistas, observaban si llevaban relojes de lujo que les pudieran interesar, les seguían y, cuando encontraban el momento oportuno, les robaban.

 

Aunque la policía no ha logrado recuperar ninguno de los relojes, ya que como afirma el inspector Pere Pau Guillén, jefe de investigación de Barcelona, “los relojes les dan salida enseguida” y los precios iban de 500 a 120.000 euros, e incluso en una ocasión hubo una tentativa con uno de 150.000 euros.

La operación policial la ha llevado a cabo el Grupo de Multirreincidentes de los Mossos y se inició en octubre de 2016, tras detectar un incremento del robo de relojes de alta gama en la vía pública, especialmente en los distritos de Ciutat Vella y Eixample. “Son grupos muy itinerantes, que se mueven por todas las zonas turísticas”, ha contado Guillén, que no ha facilitado la cifra de denuncias sobre el robo de este tipo de relojes.

Los detenidos, todos ellos hombres que actuaban en grupos de entre cuatro y cinco personas que se intercambiaban pero que no formaban parte de una organización criminal jerarquizada, son de nacionalidad francesa y belga y vivían en París y Londres, desde donde se desplazaban a Barcelona para cometer los robos.

Luego se venden en Oriente Medio y el Magreb, según ha explicado Guillén en rueda de prensa. En la red juega un papel básico el receptador, que es la persona que encuentra un comprador para ese reloj. “Y es el que más gana“, según Guillén, que ha pedido penas más elevadas para este tipo de delito. Los Mossos no han detenido a ninguno de los receptadores, ni sabe seguro cuántos son.

Los detenidos tienen “historiales delictivos” por haber perpetrado robos en otros países. Y las víctimas son siempre turistas, lo que complica más la resolución: están en la ciudad de vacaciones y es complicado que se presenten al juicio. En el caso de la batería de ladrones más importante (grupos de personas) el principal de todos ellos estaba siendo buscado también en Francia. Allí tenía una condena pendiente de cinco años por un robo similar en París.

Fuente: RTVE

Deja un comentario