Sucesos

Cae una banda de violentos ladrones

banda criminal

Acusada de cometer al menos una treintena de asaltos entre las provincias de Granada y Almería.

La actividad delictiva de una banda criminal especializada en asaltar principalmente estancos y joyerías ha llegado a su fin gracias a una operación conjunta entre la Policía Nacional y la Guardia Civil de Almería. La investigación ha permitido detener a más de una decena de miembros de esta organización, la mayoría de origen rumano, que tenía su base de operaciones en El Ejido y que está acusada de cometer al menos una treintena de asaltos entre las provincias de Granada y Almería.

Los miembros de esta banda, violentos e impredecibles, siempre actuaban durante altas horas de la madrugada, con la cara cubierta y sin dudas de emplear la violencia si el asalto no salía como ellos esperaban, para ello esgrimían armas de fuego.

Así ocurrió en el último golpe antes de ser arrestados por los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional. El grupo criminal se desplazó en un vehículo desde El Ejido hasta Albuñol el pasado viernes a altas horas de la madrugada para cometer el asalto. Para ello, volvieron a utilizar un viejo vehículo, marca ‘Audi’, junto a unas rudimentarias cadenas, para arrancar la verja de seguridad de la puerta del estanco.

El objetivo era entrar y saquear el establecimiento en pocos minutos, como siempre habían realizado con más o menos fortuna. Pero este asalto fue diferente a los demás ya que fue neutralizado por agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional, quienes acorralaron a los atracadores tras haberles hecho un seguimiento previo durante más de diez meses.

Los atracadores, al sentirse acorralados, no dudaron en sacar sus armas y abrir fuego contra los agentes que trataban de cortarles el paso, provocando un tiroteo en plena noche que alertó a la mayoría de los habitantes de Albuñol. Finalmente, los cacos pudieron escapar provocando importantes destrozos en las patrullas policiales pero la suerte para estos peligrosos delincuentes ya estaba echada. Y es que fueron capturados en apenas 48 horas junto al resto de individuos que formaban la organización criminal.

Se ponía así punto y final a la actividad de unos ladrones que han sembrado el pánico entre los comerciantes de la provincia de Almería y de la costa granadina durante más de un año. Y con ella una importante y laboriosa operación conjunta entre la Policía Nacional y la Guardia Civil que ha permitido acabar con unas de las organizaciones especializadas en robos con fuerza más importantes de la última década.

Respecto a la provincia de Almería, los delincuentes asaltaron sobre las 5.00 horas de la madrugada el pasado 20 de febrero una céntrica joyería situada la calle San Isidro de El Ejido y a escasos diez minutos a pie del Consistorio de la localidad.

Los ladrones, que iban ataviados con pasamontañas, fracturaron del escaparate con un mazo de «grandes dimensiones» y todo hace indicar que se llevaron «diversas piezas de oro». El primer golpe despertó a varios vecinos de la zona, quienes incluso lanzaron objetos para ahuyentar a los cacos, quienes actuaron perfectamente coordinados y en un breve espacio de tiempo.

Meses antes de este asalto, en la que se utilizó un vehículo robado y después presuntamente lo abandonaron en otra localidad del Poniente, hasta cuatro joyerías del territorio almeriense fueron víctimas del clan.

En concreto, su actividad está relacionada con el intento de robo con fuerza que sufrió durante la madrugada del pasado 2 de febrero una joyería situada en el centro de la localidad de Dalías y con otros dos robos con fuerza que sufrieron dos joyerías en Berja y en Pulpí en diciembre, así como un intento de asalto a un establecimiento joyero situado en la localidad de Balerma.

Uno de los golpes más fuertes del grupo delictivo se produjo durante la madrugada del pasado 9 de enero en una joyería de la avenida José Barrionuevo de Berja. Los autores de los hechos reventaron la persiana metálica que protege el establecimiento así como el cristal blindado de su escaparate. Entre los objetos sustraídos había piezas de oro y diamantes valoradas en más de 12.000 euros.

Fuente: IDEAL

 

Deja un comentario