Sucesos

Aumento de robos con violencia en Barcelona

El cuerpo policial reconoce que ha habido un “aumento considerable” de estos hurtos desde 2017.

Uno de los últimos robos de ladrones de relojes de lujo a turistas en Barcelona ha sido a plena luz del día y con violencia. Dos visitantes norteamericanos que salían de un hotel del Passeig de Colón de Barcelona, en el barrio Gótico, y que se disponían a coger un taxi fueron asaltados por dos hombres. Uno de ellos arrancó del brazo el reloj al turista para salir corriendo.

Las cámaras de seguridad de un hotel registraron un nuevo episodio de robo con violencia a unos turistas a los que los ladrones les arrancaron la muñeca de un reloj, posiblemente de alta gama. En las imágenes se puede ver como la pareja de turistas americanos –un hombre y una mujer- se disponen a subirse en un taxi cuando aparecen en escena dos jóvenes vestidos de manera informal y ataviados con gorras para cubrir su rostro. Uno de ellos corre hacia el turista antes que este entre en el vehículo y le arranca de cuajo el reloj, una pieza que, según se ha podido saber , costaba 140.000 euros. El agredido intenta seguir al asaltante de manera infructuosa.

El modus operandi suele ser el mismo: un grupo de jóvenes bien vestidos asalta con violencia a turistas a las puertas del hotel de día. Los Mossos han reconocido a este medio que existe una “tendencia al alza” de este tipo de robos (violentos y especializados en sustraer relojes de alta gama) en Barcelona. Aseguran que es tema sobre el que se está investigando y por el que ya se han producido detenciones hace un año. Se trataría de grupos de ladrones “del entorno de París” que se desplazan a Barcelona pero también a otras ciudades como Roma para actuar.

Los Mossos reconocen un “aumento considerable” de estos robos

El cuerpo policial reconoce que ha habido un “aumento considerable” de estos hurtos desde 2017 pero no tienen cifras de que se hayan intensificado este verano. Rechazan que sea un tipo de robo que se de en una calle concreta y amplían el riesgo de sufrir estos hurtos a cualquier zona de ocio y turismo de la capital y no necesariamente en las puertas de los hoteles. Sí que buscan, reconocen, víctimas de alto poder adquisitivo de los que se fijan en sus relojes, que pueden costar “70 u 80.000 euros”, aseguran.

Fuente: La Vanguardia

Deja un comentario