Novedades

Serena Williams y Swarovski protagonistas en Wimbledon

Un accesorio está inspirado en joyas decorativas de generaciones anteriores.

Serena Williams, conocida por su elegancia a la hora de vestir en la cancha, pisará Wimbledon con el logotipo de Nike hecho broche cosido a su vestido de punto cubierto de cristales de Swarovski

Apodado el «Broosh”, por la unión de Brooch (broche en inglés) y Swoosh (logo de Nike), el accesorio está inspirado en joyas decorativas de generaciones anteriores. El emblema está realizado con 34 cristales de Swarovski, la edad en la que Serena ganó su último London Slam en 2016. Se podrá ver a partir del 1 de Julio durante el torneo de Wimbledon.

«También quería que pareciera que era algo que su abuela podría haber usado, pero, por supuesto, dándole el toque moderno para Serena«, dice Abby Swancutt, Directora de Diseño Global de NikeCourt. 

Además, Serena lucirá el Flare Knit Low de Nike, hecho con Swarovski Ultrafine Crystal Rocks. El calzado está compuesto por miles de chatones de cristal de Swarovski para crear una estructura de superficie refinada y una textura flexible que es increíblemente delgada y liviana.

Swarovski ofrece una amplia gama de productos que brillan por su altísima calidad, artesanía y creatividad. Fundada en 1895 en Austria, Swarovski diseña, produce y comercializa cristal de la máxima calidad, piedras preciosas naturales y sintéticas, así como productos acabados que abarcan bisutería, accesorios e iluminación. Swarovski Crystal Business —actualmente dirigida por la quinta generación de la familia— es una empresa de proyección mundial que cuenta con aproximadamente 3.000 tiendas en cerca de 170 países, más de 27.000 empleados y un volumen de negocio de alrededor de 2,7 billones de euros en 2017. Desde sus inicios, hemos visto su colaboración también en vestuarios para desfiles de moda, estrellas de la música o el cine, en obras de teatro… Y ahora, Swarovski lleva la elegancia y sofisticación de sus cristales a unos de los torneos de tenis más elegantes de la historia.

Deja un comentario