Premios

Un diseñador de joyas español en la final de los premios Hong Kong

Pedro Ferreiro es finalista en JMA International Jewelry Competition con su obra Chrysaora.

Un diseñador de joyas español, concretamente palmero, ha sido seleccionado como finalista en el JMA International Jewelry Competition, organizado por la Asociación de Fabricante de Joyería de Hond Kong y la revista HKJE, un prestigioso premio internacional al que se presentaron 286 creativos de medio mundo (Japón, Estados Unidos, Alemania, Hong Kong…) y que fueron poco a poco siendo descartados, después de que el jurado analizara minuciosamente sus propuestas, hasta quedarse con las que a su juicio son las dos más completas.

Pedro Ferreiro es a quién nos referimos. El diseñador presentó una obra denominada Chrysaora (un género de medusas escifozoas), realizada por ordenador en tres dimensiones. Se trata del proyecto virtual de un collar “con mucha perla“. Así la describe su autor, con conminación de diferentes materiales y con piedras “que van sueltas en unas estructuras móviles“. Es el diseño de una joya “con mucho movimiento” y “destaca quizás por tener mucha piedra de color que es lo que gusta mucho en Asia“, en una línea más fantasiosa “que normalmente atrae más allí que en Europa“.

El diseñador cuenta en su trabajo la historia de los océanos, narración de la que surge su creación. Y a pesar de ser una pieza diseñada por ordenador, demasiado espectacular y más propia de pasarela que de comercializar en una joyería, el jurado ha valorado que no sólo es una propuesta atractiva sino que es real y se puede ejecutar.

Sobre la repercusión de ganar un premio de tal calibre, el diseñador de joyas palmero apunta que “sirve para abrir puertas y tener la posibilidad de trabajar desde La Palma para cualquier lugar del mundo. Las nuevas tecnologías ofrecen muchas opciones y si la colección gusta te la pueden contratar de cualquier sitio“. Sabe que “hay empresas que siempre están buscando nuevas aportaciones” con las que renovar su oferta a clientes cada día más exigentes.

Pedro Ferreiro, que imparte clases en la Escuela de Arte Manolo Blahnik, lo cuenta ilusionado. Lo vive. Ya ganó su primer premio internacional con apenas 23 años ante 7.500 propuestas, “también me han descartado a la primera en otros concursos“, admite para poner los pies en la tierra, pero es consciente de la dificultad que entraña colarse en la final de un certamen internacional de este calibre, donde los asiáticos son tremendamente exclusivos. “Es complicado que un europeo pueda aspirar al premio y la verdad es que estar en la final ya es un orgullo, un reto“, aunque no esconde que “una vez que he llegado hasta aquí, también me gustaría ganar“.

Algunos de los diseños de Pedro Ferreiro

La decisión final del jurado se conocerá el 16 de septiembre y la entrega de premios se realizará en el mes de noviembre.

Deja un comentario