La Pluma de Pedro Pérez

Vender-comprar allí donde estés

Ya no hay opción en el comercio electrónico. Ahora es una obligación. Muchos son los objetivos o finalidades de la venta online: incremento de ventas, lanzamiento de marcas, despegue de nuevos negocios y…, por qué no, para que lo de toda la vida pueda sobrevivir o crecer.

La compra en negocio físico no se extinguirá, pero tendrá que convivir con el nuevo modelo ya implantado. Cada día que pasa las apuestas de internet crecen. Este nuevo canal trae mejoras en información, comodidad, ofertas de precio… Y está situado en el mayor centro comercial que visitamos cada día: “el móvil”.

Imagínate lo que puede significar si ahora nos ofrecen hasta probadores de joyas virtuales, y la posibilidad de cambios ya es inmediata. Yo mismo he llegado a cambiar cosas antes de la devolución anterior porque no era lo que buscaba.

Las acertadas estrategias apuestan en el desarrollo por internet. Esto supone buscar en la red el mercado potencial, la afluencia de público que visualice el producto, la visión de usuarios activos en la red donde nos movemos. Y todo internacionalmente.

China tiene cifras apabullantes y un gran mercado atractivo a los españoles. ¿Por qué no poder vender en Alibaba, el marketplace más grande del mundo? La logística se ha puesto al día, y en lugar de ser un inconveniente es una ventaja.

Los entendidos nos recomiendan ir al mercado chino online. 400 millones de potenciales clientes.  Tmall cuenta con 300 millones de usuarios activos. Hoy existen varias formas de sacar partido al negocio. Solo tenemos que contar con estrategias de marketing que nos hagan más visibles. El día de los solteros Alibaba facturó más de 13.000 millones de euros. Cada mes promocionan un evento.

Todo ha cambiado. Pero no olvidemos que lo que se vende ha de ser igual a lo que se recibe. El cliente tiene que percibir que su proveedor sabe mucho de él. O de otra forma. Nos sentimos valorados al ver que quien nos vende sabe mucho de nuestros gustos y necesidades.

Tu tienda ha de pasar del barrio al mundo entero.

Deja un comentario