Novedades

Pasquale Bruni convierte el lujo icónico en joyas

Ton Jolì es una colección de diseño contemporáneo que engloba un estilo único.

Pasquale Bruni lleva dos generaciones creando las joyas más excepcionales para mujeres en todo el mundo. Todas las creaciones unen la nobleza del metal y las piedras preciosas en un taller familiar en el corazón de Italia, en el que el conocimiento, el espíritu independiente y la experiencia llevada del estudio al taller en un trabajo de amor, dan vida a colecciones como la última que presenta la marca: Ton Jolí.

Ton Jolì es una colección de diseño contemporáneo que engloba un estilo único. La creación mantiene el delicado aspecto del corte Bon Ton, exclusivo de Pasquale Bruni.

El misterio y el carácter del ónix se reúnen con el oro rosa, diamantes blancos y champagne. Los colgantes se pueden usar en un collar largo o en un collar corto, mientras que el broche Ton Jolì, la joya de la temporada, fue diseñado para una cinta de terciopelo negro para varios estilos diferentes: diadema estilo Gatsby años 20, un adorno para un Peinado suave y ondulado de los años 30 o como una elegante gargantilla de los 90, que vuelve a su naturaleza seductora.

En 2018 la colección se enriqueció con una nueva extensión, sofisticada y moderna: ágata y nácar se mezclan en una flor de oro rosa, envuelta en una hoja de diamantes blancos y champagne. El brillo similar al de la seda del ágata blanca se casa con la iridiscencia lunar de la madreperla, creando un aura de protección alrededor de la mujer. Los colgantes son personalizables con grabados y se pueden usar sueltos alrededor del cuello o como collares. El pin se puede combinar con un sofisticado choker de terciopelo azul para crear diferentes looks.

El toque final de esta colección de Pasquale Bruni es un conjunto de anillo y collar en blanco y negro. Simboliza un abrazo entre el día y la noche, dos flores entrelazadas, dos gemas contiguas, persiguiendo luces. El conjunto combina la elegancia y la fuerza del ónix con el brillo y la feminidad del ágata y el nácar.

Deja un comentario