la-pluma-de-pedro-perez

La pluma de Pedro Pérez

Negocios que se extinguen…Para que no nos pillen en la lista.

Debemos explorar esa gran ventaja que es la tienda física.

Algunos joyeros se asustan cuando llega algún competidor a su lado; otros les agradecen el haber llegado porque, sin duda, les harán vender más. Son formas de plantear la existencia en cuanto a la distribución.

Referente a los precios, pasa lo mismo. Hay fabricantes que marcan un precio final y distribuyen los márgenes; otros prefieren dar un precio y que el distribuidor, mayorista o tienda ponga su margen. Cuál sistema es el mejor, el tiempo lo suele decir.

En cuanto a la creatividad, hay que ser muy inquietos en estos difíciles momentos; pero es importante encontrar la solución creativa a cada problema y en cada momento. Si caes, limpia el polvo y sigue en la carrera. Ya sabemos que cada error es un hachazo directo a la cuenta de resultados, pero es importante aprender de estos errores y no repetirlos.

El mundo va a velocidad de vértigo. Las modas, las tendencias cambian a tal velocidad que requiere estar atentos y poner soluciones inmediatas. Antes nuestro sector tenía ayudas de la Administración y nos daban respiros en el día a día, pero eso pasó a la historia, y tenemos que caminar solos y con nuestros propios recursos.

Creo sinceramente que el sector tendría que compartir más información para organizarse, promocionarse y analizar los procesos logísticos colectivos. Cualquier solución logística que se tome va a alterar las dinámicas competitivas actuales. El que mejor sepa entender al consumidor y haga bien el omnicanal, de respuesta a la inmediatez, a la comodidad y ofrezca una mejor calidad-precio, ganará cuota de mercado.

La tecnología es el “alma mater” del futuro ya presente, pero tecnología en toda la cadena. Diseño, producción, comercialización, gestión, logística y marketing. Hay que saber en todo momento qué se consume, dónde y en qué fechas para poder actuar con agilidad. Hay que tener herramientas capaces de predecir comportamientos futuros. Los distribuidores tradicionales han de saber utilizar la información que disponen y explorar esa gran ventaja que es la tienda física.

Debemos ser muy flexibles, ser capaces de enseñar productos a medidas y formatos diferentes y personalizados. La diferenciación de cada pieza es una tendencia a explotar y seguir.

Los pioneros que desarrollan opciones en esta línea llevarán siempre ventaja. Poner pasión en lo que hacemos nos hace ofrecer una calidad excelente y constante. Hay que tratar de ser mejor cada día. Repetirlo como un mantra: “Quiero ser el mejor en mi zona y ofrecer lo mejor a mi cliente; para ello he de escoger al mejor proveedor y el mejor producto”.

Y no olvidemos que la privacidad jugará un papel importante en los negocios del futuro. ¿Es el fin de la caja registradora actual? Muchos negocios y tiendas van a extinguirse. Preparémonos para que no nos pillen en esa lista. Sepamos que un mundo sin petróleo va a revolucionarlo todo y la nueva geopolítica mundial está a la vuelta de la esquina.

No hay que ser expertos en todo; pero sí saber lo que queremos. Vamos a pasar de un mundo a oscuras a un mundo con luz. COMPARTIR, COMPARTIR Y COMPARTIR, y crear sistemas de colaboración, y busquemos y contratemos talentos para saber lo que tenemos que hacer.

Debemos ser autocríticos y preguntarnos: ¿Está bien o mal lo que nos están enseñando de cómo dirigir una empresa? ¿Por qué al ser humano le cuesta tanto cambiar de ideas, de equipo de fútbol, de camiseta o de partido político? Los que en estos últimos años supieron cambiar de opinión y decisiones, y decidieron transformarse son los que ahora están triunfando.

A más tecnología y máquinas, más talento se requiere. Si quieres sucumbir sin misericordia, espera a ver qué hacen otros para copiar. En el futuro se requiere mucha honestidad, mucha comunicación y una gran velocidad.

Lo más valioso lo tenemos al alcance de la mano.