Empresa

La Place Vendôme se remoza

La Maison Boucheron ha iniciado el nuevo año con la reapertura de su emblemática sede, 26, Place Vendôme.

Boucheron, el primer inquilino joyero de la Place Vendôme desde 1893, ha reabierto su sede en el 26 tras obras de restauración, y Chaumet y Cartier también afrontan lo propio en el número 12 y 23 respectivamente de la emblemática plaza parisina. En concreto desde Chaumet confirman a Contraste que las obras en Place Vendôme terminan en marzo de 2020, con una reapertura que anuncian será majestuosa. Esta plaza acoge, junto con la Rue de la Paix, que la atraviesa y une a la Place de l’Opéra, lo más granado del lujo en términos de joyería y relojería. Paris, c’est joli!!!

La Maison Boucheron ha iniciado el nuevo año con la reapertura de su emblemática sede, 26, Place Vendôme. Con motivo de ello, François-Henri Pinault, presidente y CEO de Kering, y Hélène Poulit-Duquesne, presidenta y CEO de Boucheron, tuvieron el placer de organizar una cena muy especial en la auténtica casa familiar, cuna de las creaciones de la firma, en la que recibieron a celebridades como Salma Hayek, Laetitia Casta, Léa Seydoux, Zhou Dongyu, Gong Li, Uma Thurman, Catherine Deneuve, Fanny Ardant, Laurent Lafitte, Aymeline Valade, Valeria Golino y Marina Hands, entre otras. A su llegada el domingo 20 de enero por la noche, los invitados se encontraron la Place Vendôme encendida con más de mil velas. Así explican orgullosos los anfitriones que esta ágora del lujo se convirtió en el jardín de sus huéspedes y el Hôtel de Nocé en su hogar.

Boucheron

 “Construido en 1717 y clasificado como monumento histórico desde 1930, el palacete “Hôtel de Nocé” se ha convertido con el tiempo en algo mucho más allá que en una simple tienda. Es el anclaje de los oficios y de la casa de la familia Boucheron. Es por esta razón que, con ocasión de sus 160 años, la Maison Boucheron decidió emprender, con el apoyo del grupo Kering, su renovación en profundidad”, explica Hélène Poulit-Duquesne.

Concretamente fue en 1893 cuando Frédéric Boucheron se convirtió en el primero de los grandes joyeros contemporáneos que abrió una boutique en esta mítica plaza francesa, que hoy en día, alberga, junto con la Rue de la Paix. la “flor y nata” de las firmas joyeras y relojeras mundiales, entre las que se encuentran Blancpain, Breguet, Bvlgari, Chanel, Chopard, Dior Joaillerie, Jaeger-LeCoultre, Piaget, Van Cleef & Arpels… hasta llegar al espacio Rolex de Dubai, y Patek Philippe Salons, uno de los tres salones exclusivos que hay en el mundo, con Ginebra y Londres.

Todos en piña y pocos, o nadie, dispuestos a dejar esta suculenta plaza. La ultima en sumarse a este selecto elenco fue Louis Vuitton, del grupo LVMH, que en otoño de 2017 estrenó un macroestablecimiento de 1.500 metros cuadrados en lo que fueron dos hoteles particulares ideados en el siglo XVI por el arquitecto Jules Hardouin-Mansart. Un reencuentro con su pasado, pues fue en las calles vecinas donde Louis Vuitton aprendió su oficio y abrió su primera tienda en 1854. La fachada ha sido meticulosamente restaurada por el estadounidense Peter Marino, al igual que su interior, para lo que se necesitaron cuatro años de reforma.

Louis Vuitton

Volviendo a Boucheron y al “Hôtel de Nocé”, patrimonio inmobiliaro del grupo Kering, el objetivo prioritario del proyecto se elaboró rápidamente, teniendo como premisa mantener el espíritu original acometiendo una renovación histórica y patrimonial bajo la batuta del arquitecto Michel Goutal que recuperó el lustre de 300 años ha. Luego llegó la decoración, encomendada a otro arquitecto de interiores prestigioso, Pierre-Yves Rochon, que ha impreso a este escenario histórico el carácter de una casa familiar de hoy, mezclando contemporaneidad, obras de arte y piezas antiguas, como si cada generación hubiera podido dejar su toque personal en ella.

Van Cleef & Arpels
Números y curiosidades
  • La plaza, que ha tenido muchos nombres, conserva en la actualdiad el de Vendôme, el hotel que se derrocó para construirla y que llevaba el apellido de la rama ilegítima del poder real.
  • Chanel, que se ubica en el número 18, se inspiró en la forma octogonal de la plaza para los frascos de sus perfumes.
  • Chaumet, en el número 12, se convirtió en inquilino del preciado espacio en 1902.
  • Cartier hace un pareado aposentada tanto en 13, Rue de la Paix como en 23, Place Vendôme, ahora momentáneamente cerrada por obras. Alfred y Louis Cartier se instalaron allí en 1898.
  • En 1906, Van Cleef & Arpels abrió su primera boutique en el número 22. Pronto se extendió también al número 24, y en 2016 al 20. La Maison concentró todos sus esfuerzos de presencia comercial en el centro de la alta joyería parisina.
  • Al olor del preciado pastel y su parte llegó desce Via dei Condotti, Roma, Bvlgari que se situó en el número 25.
  • Curiosamente Christian Dior rechazó en origen esta plaza paran su sede considerándola pasada den moda, decidiéndose por 30 Avenue Montaigne. Dior Joiallerie se halla ahora en el número 8.
  • Entre los más noveles, Jaeger-LeCoultre del Grupo Richemont, que inauguró el 14 de septiembre de 2012 una nueva boutiqueque  se ubica en el nº 7 de la Place Vendôme, sin duda el emplazamiento más prestigioso de la “ciudad de la luz”, en la que, entre otros, cuenta con vecinos tan selectos como el Salon Patek Philippe. La superficie total de la nueva boutique de Jaeger-LeCoultre es impresionante, de nada menos que 500 metros cuadrados distribuidos en sus diversas plantas.
  • En 2015 Mellerio cumplió el 200 aniversario de su sede en la 9 Rue de la Paix, una Maison cuyos orígenes se remontan a más de 400 años. Jean-François Mellerio (1815-1896) abrió una sucursal en Madrid en 1850 desde la cual atendió a clientes tan selectos como la reina Isabel II y la entonces futura emperatriz Eugenia de Francia.
  • En 1928 el Ritz recibió una visita que hizo historia, la del Maharaja de Palatia, Bhupinder Singh, sus esposas y una treinta Rolls-Royce. Fue Boucheron quien se llevó “el pato al agua”. 

Artículo completo en nuestro último número de Contraste.


Deja un comentario