Novedades

El primer tourbillon volante de Chopard se viste de gala

Chopard viste las muñecas masculinas con un reloj singular y excepcional.

La elegancia de un calibre con tourbillon volante de Chopard, el suave resplandor del platino, el brillo de los diamantes… Los 10 ejemplares del L.U.C Flying T Twin Baguette dominan perfectamente la elegancia formal que corresponde al ascenso de la escalinata del Festival de Cannes. Recurriendo a todas las fuentes de nobleza y exclusividad, Chopard viste las muñecas masculinas con un reloj singular y excepcional: el primer movimiento Chopard provisto de un tourbillon volante – el L.U.C 96.24-L. Cumbre del arte de la relojería, está listo para brillar ante el crepitar de los flashes sobre la alfombra roja que conduce hacia el Palacio de los Festivales. 

tourbillon
La elegancia y la técnica

Un smoking de la más fina lana de verano. Una camisa de pechera de algodón Sea Island con botonadura de ónice. Una corbata de pajarita de terciopelo, suelta, con un aire de despreocupación. A este atuendo de un chic impecable, sutil variación del código que se exige para el ascenso de la escalinata, ¿qué otro reloj le podría ir mejor que el L.U.C Flying T Twin Baguette? Tallado en platino. Adornado con diamantes talla baguette. Provisto de una esfera de oro macizo con guilloché realizado a mano y el logo L.U.CHOPARD dorado, y cuyo contorno está satinado con rayos de sol. De una delicadeza y de unas proporciones perfectas. Y, como punto culminante de este festival de Alta Relojería, está dotado de un movimiento tourbillon con volante automático de una exquisita factura. Este reloj de 7,2 mm de grosor, limitado a diez ejemplares, es la réplica masculina de la Colección Red Carpet de Chopard que se presenta con ocasión del Festival de Cannes. 

tourbillon

El reloj L.U.C Flying T Twin Baguette es una completa obra de relojería que combina la excelencia de los acabados a mano con la de los materiales, y el excepcional resplandor de los diamantes con el carisma de un metal precioso. Incluso, a pesar de que lleva esencia y apariencia hasta el más alto nivel posible de sofisticación, este reloj sigue manteniendo su categoría de pieza reservada, sobria, de acuerdo con los sutiles códigos que rigen el atuendo formal de noche. De este modo, Chopard, el joyero de la alfombra roja, el creador de unas joyas deslumbrantes se desliza en la muñeca de los hombres, actores, directores, productores y gentlemen de todos los rincones del mundo que estaban necesitando una pieza a la altura del acontecimiento, capaz, por su exclusividad y su resplandor, de realzar sus muñecas. L. U.C Flying T Twin Baguette es todo esto a la vez.

Deja un comentario