Asociaciones

CIBJO discute diferentes opciones para la joyería sostenible

CIBJO
El dialogo se centró en las oportunidades disponibles para un grupo de 57 pequeños países en desarrollo.

CIBJO participó el pasado 10 de julio en el Dialogo de Asociación SIDS, que se llevó a cabo en las Naciones Unidas de Nueva York, donde el desarrollo de las pequeñas islas y la joyería sostenible fueron las grandes protagonistas.

Las granjas de perlas bien administradas ofrecen grandes oportunidades a las personas y comunidades que viven en las pequeñas islas en el Pacífico Sur e Indico, tanto desde una perspectiva económica como en termino de protección del medio ambiente marino. Así lo ha afirmado Tiffany Stevens, presidenta de la Comisión Ética de CIBJO durante la charla celebrada el pasado 10 de julio. También añadió que, para ue una granja de perlas cultivadas se convierta en un activo económicamente sostenible, es esencial que también se opere en un entorno ambientalmente sostenible.

CIBJO

La Sra. Stevens, quien además es presidenta y CEO del Comité de Vigilancia de los Joyeros, la organización con sede en Nueva York que proporciona asesoramiento legal, educación y servicios de autorregulación a los joyeros y otros miembros de la industria de joyería estadounidense, participó en la charla en nombre del presidente del CIBJO Gaetano Cavalieri.

El Diálogo de la Asociación Multisectorial SIDS de 2019, que tuvo lugar en las Naciones Unidas en paralelo con el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible (HLPF) de las Naciones Unidas, se centró en las oportunidades disponibles para un grupo de 57 pequeños países en desarrollo localizados en los océanos Pacífico e Índico y el Mar Caribe, el Mediterráneo y el sur de China. Así, el evento se presentó como una «caja de herramientas» que incluye un conjunto de opciones políticas para diseñar, monitores y revisar las asociaciones SID.

Si se maneja adecuadamente, una granja de perlas puede continuar produciendo productos de calidad por tiempo indefinido, sirviendo como un recurso para el desarrollo nacional a través de los impuestos y regalías que proporciona y, a nivel local, como fuente de empleo remunerado y desarrollo comunitario.”, afirmó la Sra. Stevens. «Lo que se ha aprendido a lo largo de los años«, agregó, «es que cuando se trata de perlas cultivadas, la sostenibilidad ambiental, social y económica están inexorablemente vinculadas«.

«A lo largo de su vida útil, las ostras de las especies más utilizadas son capaces de producir tres perlas cultivadas«, explicó. “La calidad de estas perlas será un resultado directo de las condiciones del agua en que se encuentran las ostras y la duración del período de gestación, durante el cual se forma un nácar alrededor del núcleo irritante que se ha colocado en el animal. Si el entorno es prístino y la perla tiene el tiempo adecuado para madurar bajo el agua, las posibilidades de obtener un producto de mayor valor aumentarán sustancialmente«.

Pero, señaló, el costo de mantener un ambiente óptimo de cultivo de perlas puede ser considerable, lo que significa que es esencial que los agricultores de perlas reciban una proporción adecuada de los ingresos que producen, para alentarlos a operar de manera adecuada.

La Sra. Stevens señaló un proyecto en el que el Dr. Cavalieri estuvo involucrado hace varios años, patrocinado por el Gobierno de la Polinesia Francesa, para revertir lo que se había convertido en una espiral descendente en la calidad promedio de las perlas que produce el país. Lo que se descubrió fue que para los agricultores que trabajan bajo dificultades económicas, había pocos incentivos para invertir en la producción de un mejor producto. Intentaron generar más ingresos recortando esquinas en el manejo del medio ambiente marino y reduciendo el período de gestación de las perlas. Esto significó una continua reducción en la calidad del producto y el medio ambiente.

Las lecciones aprendidas de la experiencia polinesia se aplicaron cuando se invitó al CIBJO a consultar con el Gobierno de Fiji y con la Asociación de Agricultores de Perlas de Fiji del país en la creación de un plan nacional para aumentar el tamaño del sector de perlas de la isla, mientras se optimizan los beneficios proporcionados. “El plan que se elaboró ​​requería una industria de cría de perlas basada en la comunidad para mejorar la efectividad de las áreas marinas gestionadas localmente, integrar los programas de gestión costera y de gestión de la tierra y el mar, al tiempo que creaba oportunidades significativas de empleo y generación de ingresos para los indígenas«, dijo la Sra. Steven.

En declaraciones a la reunión, el Embajador de Fiji también se refirió al apoyo del CIBJO al cultivo sostenible de perlas, insistiendo en que todas las asociaciones son importantes y que no se debe dejar atrás ningún pequeño país insular en desarrollo.

Deja un comentario